Mas imágenes…

23 03 2010




Algunas imágenes

22 03 2010




Literatura en el Exilio Español

22 03 2010

El tema del exilio español republicano, cuenta ya con una bibliografía importante que comprende desde síntesis o interpretaciones generales, hasta aspectos particulares (la poesía, la novela, el teatro, el ensayo), o bien, estudios monográficos sobre determinados autores.

Una característica sobresaliente de la composición del exilio español en México, es el gran número de intelectuales que responde a la generosa hospitalidad del Gral. Lázaro Cárdenas y del pueblo mexicano, con su valiosa y enriquecedora aportación a la cultura nacional. Ciertamente muchos de ellos -los mayores- llegaban ya con una trayectoria intelectual destacada y una obra consolidada, que no sólo continuaron en el país que les dio cobijo, sino que además contribuyeron activamente a enriquecer el panorama cultural mexicano.

A México llegó un exilio culturalmente selecto y destaca por su alta densidad cultural, de no solo una elevada proporción de intelectuales, si no un gran número de obreros calificados, técnicos, maestros, profesionistas y un bajo índice de analfabetos.

En 1944 Ginger de los Ríos escribe:  “En América se encuentra hoy en día la plana mayor de la lírica española…”

La mayor parte de los poetas estaban en México entre los que destacan Manuel Altolaguirre, José Bergamín, Luis Cernuda, Ernestina de Champourcín, Emilio Prados, Juan Rejano, quienes publicaron sus primeros libros de poesía en dicho país, es entonces cuando podemos hablar de varias fases de la poesía española: desde la mayor, que vino a morir corporalmente a México, hasta la mas reciente: la “nepantla” o fronteriza, cusa de la desazón de los críticos que no saben si clasificarla como española o como mexicana.

La magnitud del exilio republicano fue tal, que con frecuencia se olvida que en México desembarcaron seis generaciones literarias españolas. Antonio Zozaya y Roberto Castrovido de la generacion del 83, la generación del 36 con García Narezo, Ginger de los Ríos y a las dichas cabe agregar,  para confusión del deslinde generacional, la hispanomexicana que aquí se desarrolló: Burgos, García Ascot, Pascual, Ruiz, entre otros.

Gran parte de los escritores transterrados llegaron a México a partir de junio de 1939, cuando desde Francia se iniciaron las grandes expediciones de refugiados. Previendo el desenlace desastroso de la Guerra Civil, y el inminente peligro en que se hallaban muchos de los más ilustres intelectuales de la República, el presidente Lázaro Cárdenas acordó fundar la Casa de España, que más tarde se convertiría en el Colegio México. Su propósito esencial era reanudar aquí el trabajo interrumpido por la Guerra.

Los escritores españoles contribuyeron en gran medida a crear un nuevo ambiente de vida intelectual en México, se impulso el trabajo y la tertulia en las editoriales y librerías, en las revistas y suplementos literarios, en los cafés.

Una importante revista literaria de los transterrados publicada en México fue España Peregrina que aparece en febrero de 1940.

Los escritores españoles transterrados cultivaron en México todos los géneros literarios aunque las corrientes literarias que existían en España en vísperas de la guerra fueron, como todo, inevitablemente afectadas por el curso del conflicto. La guerra civil fue, en gran parte, la culminación de una lucha entre dos ideologías opuestas que dividía a España desde los tiempos de la independencia.

El exilio literario español forma parte ya de la historia de la literatura del México contemporáneo, no sólo porque su obra impresa fue, desde 1939, superior en calidad a la producida en la España franquista, sino porque supo incorporarse –a pesar del dolor por la tierra perdida- a un paisaje cultural nuevo y distinto.





El Exilio en México

22 03 2010

Las primeras oleadas de refugiados españoles de la guerra civil llegaron a México en los buques Sinaia, Ipanema y Mexique. Los historiadores estiman que México acogió a cerca de 25,000 refugiados españoles entre 1939 y 1942, gran parte durante el gobierno del Presidente Lázaro Cárdenas del Río.1De estos refugiados se estima que la “inmigración intelectual” o de “elite”, se conformaba de aproximadamente un 25% del total. Se destaca también que en mayor número llegaron además: “competentes obreros y campesinos”, así como militares, marinos y pilotos, hombres de Estado, economistas y hombres de empresa.

Pero fue desde 1937 que comenzaron a llegar los primeros grupos, alrededor de quinientos niños invitados por las autoridades mexicanas para protegerlos de los desastres de la guerra, y una treintena de intelectuales para quienes se fundó la famosa Casa de España en México, de manera que pudieran realizar investigaciones y trabajar en su especialidad lejos del ambiente bélico.

De acuerdo con la doctora Clara Lida:

“fue a Daniel Cosío Villegas -encargado de negocios en Portugal, a quien antes que a nadie, se le ocurrió la idea de que México debía acoger a científicos e intelectuales españoles, para que continuaran sus actividades, mientras la República Española luchaba contra el fascismo y se decidía el futuro de España y en previsión de que la República fuese derrotada”.3

Dice Antonio Alatorre, el académico con más antigüedad en El Colegio de México (Colmex):

“La tarea que hicieron es de un valor absolutamente inapreciable, había que ver renglón por renglón qué ha sido México antes y después de estos grandes hombres”.

Los refugiados ayudaron a crear “La Casa de España en México”, hoy llamada “El Colegio de México” y el “Fondo de Cultura Económica“, así como a reforzar el profesorado de la “UNAM” y el “IPN”. Entre otras muchas aportaciones de los cientí ficos españoles refugiados fue creada la revista Ciencia, fundada por Ignacio Bolí var.

El exilio español enriqueció al continente americano con la llegada de filósofos como María Zambrano, los poetas León Felipe, Luis Cernuda y Juan Rejano, narradores como Francisco Ayaña y Max Aub, quienes alejaron con buen humor la pena del destierro.

Aproximadamente unos 25 mil ciudadanos mexicanos según datos de la Asociación de Exiliados Españoles, podrán adquirir la nacionalidad española gracias a la Ley de Memoria Histórica, una ambiciosa y compleja norma que aspira a reconocer y ampliar los derechos de quienes sufrieron la Guerra Civil (1936-1939) y la represión de la dictadura de Francisco Franco (1939-1975).

La ley que está vigente desde el 28 de Diciembre de 2008  regula la obtención de la nacionalidad para los hijos y nietos de los emigrantes y exiliados de la Guerra Civil y el franquismo. Podrán adquirir la nacionalidad española los hijos de padres o madres nacidos en España y que actualmente viven en el extranjero, así como los nietos de personas que perdieron o tuvieron que renunciar a la nacionalidad española como consecuencia del exilio.





Pintura en y de la Guerra Civil y el Exilio

21 03 2010

En menos de cincuenta años, de fines del siglo a las vísperas de la Guerra Civil Española, el arte occidental pasa del análisis racional de la realidad a una fragmentación de  la misma en múltiples, dispares,  contradictorias visiones que expresa y deliberadamente se confiesan subjetivas.

En vísperas de la guerra civil se sitúan varias disyuntivas  como el arte puro vs. el arte social, colectivo vs. individual, abstracto vs. figurativo lo que nos muestra como la guerra dividió España por la mitad, creando opiniones diferentes entre familias, amigos, grupos sociales, etc.  En la pintura, los pintores jóvenes estaban desorientados entre dos concepciones estéticas que  parecían oponerse, aunque desde cierto punto de vista, en la pintura, lo más preciado puede estar en esta variedad de expresiones individuales.

Durante la guerra, los pintores, al igual que los escritores y la sociedad española, se dividen en trincheras enemigas. Los pintores republicanos se ven ubicados  en un doble compromiso: la necesidad de colaborar en la defensa de la libertad y la necesidad de expresar su más íntima y auténtica visión artística. Ambos compromisos fueron cumplidos, el primero apremiadamente y apasionado en la guerra y el segundo en el exilio, la llegada a México permitió a los artistas concentrarse en sí mismos y en su pintura.

En el momento del estallido de la guerra, los artistas republicanos se ponen al servicio del gobierno electo. En mayo de 1936 se funda la Alianza de Intelectuales Antifascistas para la Defensa de la Cultura, y se pone al servicio del gobierno republicano.

Con la llegada a México se creó una polémica entre el arte mexicano y el español, resultado de esto, una curiosa contradicción. Los pintores de ideas revolucionarias, están identificados con la causa de la República que defendían los pintores españoles; pero a la vez se oponen al vanguardismo decadente de la escuela europea. Dadas las circunstancias los pintores españoles  se ven en otra contradicción, el magnetismo  de un mundo nuevo, y la nostalgia de un ámbito perdido.





Francisco Franco Bahamonde (1892-1975)

21 03 2010

Francisco Franco Bahamonde (1892-1975)

Francisco Franco Bahamonde, nació en la Coruña (España) el 4 de diciembre de 1892 y muere en Madrid (España) el 20 de noviembre de 1975. Fue un militar español dictador, fue el que provoco la Guerra Civil Española, pues derrota a la República y establece un régimen franquista-dictador y mantuvo su poder desde 1936, hasta 1975.

Su método franquista consistía, en un gobierno nacionalista, conservador, antidemocrático y católico. Franco nunca permitió manifestaciones que fueran en contra de su régimen y forma de pensar, así Francio logro formar su dictadura militar autoritaria.

Francisco Franco, tuvo una exitosa carrera militar, lo cual le permitió poco a poco subir de rango y de igual manera se fue metiendo a la política, fue hasta 1936 cuando Franco encontró el poder máximo, tras derrotar a la república española se posiciono como autoridad máxima en toda España, obligó a que la mayor parte del pueblo español migrara a otros países.





Emigración española a Francia.

21 03 2010

Emigración española a Francia.

(1936-1939)

Después de que Francisco Franco logra triunfar sobre la republica española, vienen una serie de conflictos, pues los españoles que estaban en contra de su régimen estaban siendo fuertemente reprimidos, muchos españoles murieron por oponérsele a Franco. Esto trajo muchos problemas, pues los españoles republicanos simplemente no podían vivir en aquella España fascista, entonces miles de españoles empezaron a migrar a otros países, esto a su vez trajo muchos problemas, pues muchas personas se separaron de sus familias y abandonaron a España, lo cual provoco que los españoles adoptaran nuevas costumbres y obviamente se dieron mezclas de culturas, que no se pueden considerar ni buenas ni malas, porque estas mezclas de alguna forma transformaba los estilos de vida de los españoles y algunos franceses.

Los españoles, que en su gran mayoría eran de clases modestas, sufrieron enormemente, ya que en muchas ocasiones se alejaban de su patria para siempre.